Autores

Verónika Engle

Verónika Engler nace en Paysandú, Uruguay en el año 1966. Actualmente reside en Suecia, país al que se traslado en el año 1986. Estudió pedagogía en la Universidad de Uppsala, trabaja con jóvenes autistas, es activa en distintas organizaciones que desarrollan tareas de solidaridad con los países de América Latina y hacia las colonias latinoamericanas en Suecia.

Algunos de sus poemas han sido publicados en antologías, de España, Argentina y Suecia.

En el 2004 publica un libro de poesía titulado ”Numen” en conjunto con la escritora María Miranda oriunda de Bolivia.

En la actualidad escribe artículos para algunas publicaciones cibernéticas y participa siempre que el tiempo se lo permita en actividades literarias.

Está trabajando en su próximo libro que tratará sobre las experiencias vividas en su país natal, el libro estará escrito en prosa y verso.

¿ Por qué escribo ?

"Desde que escribo lo que siento duele menos el alma, pero lloro más. Tengo un contacto fluido con el ermitaño que habita en mi pecho y he logrado sacarlo a pasear entre la gente. Las calles que recorro son a veces estrechas y los mapas se complican con una geografía escabrosa en la que me pierdo.

Revuelvo las maletas del pasado en la búsqueda de un recuerdo que doble pulcramente, lo traigo al ahora para mirarlo con ojos nuevos y decidir si lo encadeno para siempre con palabras lógicas y ordenadas o si le doy alas para que vuele convertido en metáfora por ese cielo que solo la lírica surca.

Escribir cura el sentir, sana los dolores, es bálsamo para las heridas e intimida a los monstruos que se esconden en las pesadillas. Me reconcilia con la persona que soy ahora sin desligarme de la que fui en todos mis entonces. Disfruto de cada sílaba que se desliza al papel para formar garabatos de ideas, ellas se aventuran a salir de mi cabeza y ruedan hasta la punta de los dedos que tocan el teclado. Las veo convertirse en palabra, dibujarse en la pantalla, se enhebran con otras hasta formar prosas o poesías, espejos de colores, destellos que para mi son vida.
Con luz de luna pinto poemas de amor, esos que huelen a hierba buena y se trepan por mi piel en amaneceres de luz anaranjada. Con agua de mar disfrazo las lágrimas que arrastran olas de años pasados y peces de dos cabezas. Con ramas de sauce mezo la nostalgia de la infancia y hamaco las horas que se fueron y que no van a regresar. Con furia, muestro las uñas ante la injusticia que nos atropella en días en que todas las estrellas parecen fugaces y opacas. La alegría estalla con ruidos, colores, sabores que regocijan mi pecho y llenan mi boca, tiene la sonrisa de mis hijos y la luz de los seres que amo en los ojos, le doy uvas, viento, sol y música, para que se alimente y crezca sana entre el desorden de mis libros y papeles."

Algunas poesías del libro “Numen” (Caleidoscopio)

Hilo de cometa

Inquilino de mis sueños,
dueño de las constelaciones
que firmaron el pacto
entre tus manos y mi piel.
Pandemónium de vida,
aún más, aún después
del cúmulo de ansiedades
que sazonan mis heridas.
Te busco en interludios
cada vez más cortos,
para no encontrarte
en mis fatigados recuerdos,
efímeros retazos
de vuelo de cometa,
de lágrimas condensadas
en la diadema de diamantes
que coronan el remoto
espejismo de tu cuerpo.

Naufragio

Ebria de dudas viajo
con mi maleta pequeña,
midiendo voy los caminos
que el alma bordean.
Tiro botellas de naufrago
con el fin de que las veas,
pero perecen en la corriente
del mar que me rodea.
Isla soy y balsa en la tormenta,
perseguida por los sueños
que en las noches aletean.

 

Muerte

Fiera salvaje, no corras
no rujas desde el alma.
Tu vuelo se hace corto, y caes
sobre un cielo negro
de estrellas salpicado.
No luches con la muerte,
la ajena se hace tuya
y más profunda.

Por la ventana abierta
diviso campos de trigo
donde brota la mies,
en guijarros informes
tu la guardas, yo la como,
y mastico tu miedo.

Mientras aprieto los dientes
concibo el infinito,
y más breve, la vida
es apenas una nota,
tu, pobre mortal
no oyes mas que el preludio.

El manto que me cubre
no es de tela,
sólo de hojas secas,
como tus ojos,
desde el fondo abiertos.
Dos estrellas sin brillo
dos puñados de sal,
dos desiertos.

 

 

Otras poesías

Ofrenda de amor

Amor, si tú me das los colores del alba
escancio en tu cuerpo mi copa de savia
y me detengo altiva a contar las miradas
que surgen del temor y de la nada.

Amor, si me buscas intacta, me encontrarás doliente
treparé cual enredadera por tus ventanas
y me hundiré en tus venas donde corre la magia
que hace latir tu pulso bajo mis ansias.

Amor, te sentiré en mi todo, en mi alma
entibiarás los espacios fríos con tus manos sabias
y recorrerás mis mares, montes y mapas
hasta borrar de mi vida las distancias.

 

Pétalo

Arena del Atlántico
pisan mis pasos
lentos, llenos de verano
arrastran mis pies
restos de ternura
que se pierde trágica
en la nocturna negrura
se vuelve espuma
que el mar arrastra, su cuna
su esmerada timidez
es lluvia de tantos años
es perla gris, es luna
triunfo de enamorados
hechizo de nácar
del viento sutil conjuro.
Ay, pétalo blanco
astro de tibia cera
adorno mágico
copa de donde bebo el néctar
que escapa de tus labios.

 

Amor

Invento un paradigma para ti amor
sobran palabras y espacios.
Cumplo con la faena gris de destruir
siento que caigo más bajo
entonces sacudo la vida
y recojo los pedazos.
Corro una vez más hacia tus labios
que me esperan, me reciben ávidos
para desnudar mis respuestas
y conversar mis fracasos
para hundirse hondo en mis dudas
que saben a sal de llanto
y acariciar los recuerdos
que de pronto duelen tanto
para destruir trincheras
que han levantado los años.

Textos

Este pequeño texto se lo dedico a un amigo y excelente escritor, que con propiedad y empeño odia los gerundios mal utilizados y es sin lugar a dudas el causante de esta dolencia gerundiana.

Gerundiando

Al igual que enanos furtivos, estos gnomos del lenguaje pueblan mis textos, los enlentecen, le quitan la fuerza que quiero adjudicarles. Se las arreglan para pasar inadvertidos ante mis ojos y se multiplican, crecen de tal manera que cuando atino a darme cuenta, están desparramados por doquier, cumpliendo con su labor nefasta.

Por más que razono sobre la mejor forma de exiliarlos, por más que intento desterrarlos del mundo de mi escritura, vuelven porfiados a entorpecer mi labor. Ante el menor descuido, se cuelan, invaden mis torpes creaciones para mirar burlones desde ellas y reír ante mis fallidos intentos de controlar los verbos. En su carácter adverbial no son mejores, pretenden trascender al tiempo, traen su afectada pompa a mis modestos textos para convertirlos en vulgares desconciertos.
Estas criaturas tienen la propiedad de sacarme de quicio, trepan por mis ideas conscientes de que aún tienen cierto dominio y se entregan a orgiásticas fiestas que no puedo controlar.

Llevo desde hace tiempo una guerra sin tregua con ellos, no conformes con poblar mi escrituras han comenzado a visitar mis sueños. Tengo miedo de despertar un día y ver mi lenguaje convertido en un balbuceo durativo, sin pasado ni futuro, sin tiempo. No quiero pasar por esta vida anhelando, sufriendo y corriendo.

 

Vértigo

La vida transcurre demasiado rápido, los acontecimientos se suceden de manera vertiginosa y mi cerebro es una red que sólo atrapa alguno de ellos, el resto son lluvia de meteoros pequeños que no encuentran la superficie y se pierden en un infinito desconocido, sin dejar huellas, sin marcar mi cielo. No atino a enfrentar el hecho de sentirme impotente, avasallada.

Quiero poner pausa a esta carrera de locos, detenerme a pensar, ordenar las ideas, sacarlas del remolino bullicioso, del epicentro que hay en mi pecho.

No se huir de la prisa, no se dónde esta el freno. Las horas se marchan, son hojas arrancadas a un cuaderno, empujadas al pasado por un viento frío de urgencias, no tienen retorno, quedan dormidas a la vera del silencio.

Tengo la ilusión de atrapar una fracción de segundo en una fotografía, o de capturar un momento. No puedo reproducir las sensaciones, los sentimientos, la temperatura de mi piel en ese preciso instante, lo que sufro y siento. Me observo como a una extraña, alguien que se parece a mi sin serlo.
Corro siega por este laberinto, sabiendo que cuando encuentre la salida voy a estar muerta, sin haber podido ganarle la batalla al tiempo.

 

 

Miguel Gamarra

Michael Gamarra, nacionalizado australiano, es un periodista y escritor uruguayo nacido en Melo, Uruguay, donde hizo sus primeras letras en periodismo a la edad de 16 años con el semanario local Norte.

Posteriormente, y durante tres años, fue co-director del semanario "Forja", que se distribuyó a suscriptores en cuatro departamentos del este de aquel país. En 1960 se radicó en Montevideo y se enroló en la Facultad de Derecho, pero al poco tiempo la abandonó al comprender que las leyes no eran su vocación. Luego de obtener un Diploma de "Proficiency" en Lengua y Literatura Inglesas en la Universidad de Cambridge (Inglaterra), emigró a Australia en 1973.

En 1980 fundó y fue director de la revista en español "Versión", que circuló hasta 1987 en Sydney y Melbourne, con suscriptores en España, Uruguay, Estados Unidos, Méjico y Perú. Al mismo tiempo colaboró regularmente con periódicos locales con artículos de opinión. También publicó varios cuentos cortos en español con el seudónimo "Ernesto Balcells".

En varias ocasiones integró el Jurado de los concursos literarios anuales organizados por el Club Español de Sydney. Posteriormente participó en dichos concursos en cinco oportunidades obteniendo cinco premios.

Desde 1983 y durante varios años editó y prologó varios libros en español de autores latinoamericanos y españoles. En 1991 fundó una segunda revista en castellano, "Hontanar", que circuló en varias ciudades australianas hasta 1996. En 1992 su primer libro, "El Manuscrito Australiano", colección de relatos en español, fue publicado por Cervantes Publishing con asistencia del Australia Council for the Arts. Este libro fue usado durante varios años por la Universidad de La Trobe en Melbourne como libro de lecturas para los estudiantes de español. Gamarra ha sido invitado en varias oportunidades a dar charlas a los estudiantes de español en dicha universidad y en la Universidad de Western Sydney.

Su segundo libro, "¡No Mates a Cecilia!", obra de teatro publicada en edición bilingüe (inglés y español), apareció en 1998, y fue usado por la Universidad de Waikato en Nueva Zelanda, la Universidad de LaTrobe en Melbourne y la Universidad de Queensland en Brisbane, como material de lectura para estudiantes de español. 

Ese mismo año Gamarra participó con un ensayo en inglés en un libro editado por el Consulado de España en Sydney, titulado: Towards Sydney 2000, a Spanish Perspective, y en julio le fue otorgado el Primer Premio en el concurso anual de cuentos organizado por el Grupo Rubén Darío de Melbourne.

En 2001 obtuvo un Segundo Premio (Mención de Honor) en el concurso de cuentos del Spanish Club de Sydney, y en 2002 obtuvo un Premio Estímulo en el mismo evento.

Actualmente es Assistant Editor del Anuario "Antípodas" que edita el Depto de Español de la Universidad de La Trobe, y ha sido durante tres años Editor del Boletín de la Australia-Uruguay Chamber of Commerce. (En idioma inglés).

Recientemente ha escrito dos nuevas obras de teatro, inéditas. Una de ellas fue puesta en escena en julio de este año por el grupo Casa de Teatro, el que de esa forma celebra sus 25 años de labor teatral ininterrumpida. 

Además de su labor editorial y literaria, Gamarra ha tenido participación destacada en la comunidad hispana de Sydney. Entre otras actividades, fue presidente del Spanish-speaking Education Council de NSW en 1985-87, coordinador del primer festival de teatro hispano en Australia en 1987, director del programa en español en radio 2-RRR desde 1990 a 1996. Fue iniciador y vicepresidente del comité que en 1988 edificó la Iberoamerican Plaza en Sydney, única en el mundo, donde se erigen los monumentos a héroes de la revolución iberoamericana, incluyendo desde luego a José Artigas.

Cuentos
Título Comentario Click en el icono para Bajarlo a su PC
Cataclismo Este relato, con el título de “El cuadro”, obtuvo el 3er Premio en el Concurso 1994 del Club Español de Sydney
Cochimbe


Una historia ambientada en Australia, en la que se mezcla la arqueología con una sociedad algo puritana y aprensiva frente al arte indoamericano.

José Vicente


Una crónica que muestra la injusticia de una sociedad, llevando al lector a un final de un nivel dramático que conmueve al más fuerte.

Noveno Mandamiento  
El gran Sebastián


Un muñeco de ventrílocuo se rebela contra su dueño y lo asesina. ¿Fantasía o realidad?

La Billetera


Tribulaciones de un inmigrante que ha quedado sin trabajo y encuentra una billetera con una suma importante de dinero.

El extraño visitante


En el marco de los mensajes electrónicos de hoy, este cuento nos muestra cómo el juzgar por las apariencias puede ser totalmente erróneo.

JUAN, 15:12, 13


Basado en una coincidencia que tuvo lugar en 1990, el autor adereza el suceso verídico con esoterismo. Dos personas parecen revivir un romance vivido por sus abuelos en otro tiempo y en otro país.

Por los hijos
Este relato, que pertenece al libro “El manuscrito australiano” (agotado), obtuvo el tercer premio en el concurso anual del Club Español de Sydney en 1990, y está basado en un hecho real

 

 

 

Artículos
Título Comentario Click en el icono para Bajarlo a su PC
     
Margarita Xirgu Esta nota de Michael Gamarra, con el título de “En el Centenario de una actriz excepcional”, apareció en el periódico “El Español en Australia” de Sydney, en junio de 1988, al cumplirse los 100 años del nacimiento de la actriz.

Tiempo de meditar Este editorial apareció en Hontanar de diciember de 1994. Si lo incluimos hoy aquí, en 2006, es porque casi 12 años después, poco o nada ha cambiado en el mundo. Si el lector sustituye el nombre Bosnia por Iraq, verá que no hay casi diferencias.

 

 

 

Humberto Hincapié

Humberto Hincapié nació el 21 de marzo de 1938 en Santa Rosa de Cabal, Colombia.

Emigra a Australia con su familia en abril de 1983.

En 1997, después de jubilarse, inicia su carrera literaria dedicándose a la narrativa de cuentos cortos con un profundo contenido colombianista que es la principal característica de su prosa.

En el año 2005, Bemac Publications lanza su primer libro “Palabras… y algo más” que es muy bien recibido por los críticos y lectores de habla hispana en Australia.

Siendo un gran aficionado a la pintura y el dibujo, Humberto diseña la portada del libro con uno de sus acrílicos e ilustra cada uno de sus cuentos con dibujos alusivos al tema narrado. Dicho libro contiene una colección de quince cuentos, de los cuales cinco de ellos han recibido premios y menciones de honor en los diferentes concursos a nivel nacional e internacional.

Cuentos
Título

Galardón

Publicado  
El muerto

Tercer puesto
C
oncurso de poesía y cuentos organizado por la Embajada de Colombia en Australia en Julio de 1998
Publicado por la revista Semana de Colombia en Febrero del 2005.
Lola



Segundo puesto
Concurso de poesía y cuentos “Alberto (Pocho) Domínguez, de Sydney en Septiembre del 2004.

Publicado por la revista Semana de Colombia en Enero del 2005

Naufragio

Mención de Honor
Concurso de narradores organizado por el Instituto de Cultura del Perú, Embajada de Miami, Julio del 2005.

Publicado en el libro “Poetas y narradores del 2005” por el  Instituto de Cultura del Perú en Miami.

En el Tíbiri – Tábara

Primer puesto
Concurso internacional de narradores y poetas, organizado por “Terra Austral Editores” de Sydney en Agosto del 2005.

Publicado en el libro “Antología de escritores y poetas” de la Editorial “Terra Austral”.

La Trapecista

Tercer premio
C
concurso de poesía y cuentos “Alberto (Pocho) Domínguez, de Sydney en Septiembre del 2005.
 
Palabras

Publicado en el Boletín No.63 de Marzo del 2002, de la Asociación Colombia en Australia;
por la revista Hontanar de Sydney en  Julio del 2004
y en la revista Semana de Colombia en Enero del 2005.


El amante espistolar






 
Tribulaciones





 
Los amantes del río





 
Bodas de plomo




 
Cuento de pescadores




 
Enseñame a quererte




 
Ascensor





 
Mala conciencia



 
Memorias perrunas



 

 

 

 

Sobre su obra

Michael Gamarra, Editor y reconocido autor uruguayo, en su reseña del libro de Humberto Hincapié, nos dice:

“Su prosa fluye como las aguas de los ríos que él conoció de joven, a veces mansas, a veces turbulentas, y logra conducir al lector por la senda de cada relato manteniendo el interés hasta la última frase.
En estos relatos cuidadosamente cincelados, las pasiones, debilidades, aspiraciones, errores y frustraciones del ser humano surgen con naturalidad, en situaciones siempre verosímiles. Internarse en su lectura es una muy grata experiencia que dejará satisfecho al lector más exigente, que al terminar de leerlos, queda con la inquietud de si las situaciones y circunstancias vividas por los personajes en sus historias, ocurrieron en la realidad o solo son fruto de la ficción. "

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

En una segunda reseña, Beatriz Copello, editora, escritora y poetisa argentina nos dice:

“Los cuentos de Humberto Hincapié nos llevan a las profundidades de la psíquis de Latinoamérica donde lo insólito, lo inesperado, lo diferente, crece como una jungla inexplorable La riqueza de la prosa de Hincapié se refleja en historias que se desarrollan con una magia, un simbolismo, y una belleza que enredan al lector en una trama ferviente y humana. Historias plenas de erotismo, vitalidad y humor en las que el autor nos lleva de la mano por un mundo a veces sorprendente y a veces cotidiano. El lector de Palabras… y algo más, viajará por las redes enmarañadas de la imaginación apasionada del escritor”.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Samuel Cavero escribió el siguiente ensayo sobre el libro “Palabras… y algo más:”

El erotismo y humor en los cuentos de Humberto Hincapié
Por Samuel Cavero

Hay un fino hilo conductor que enhebra de manera artística los cuentos de alta calidad literaria que contienen el libro Palabras… y Algo más (Bemac Publications, Sydney, 2005) del escritor colombiano Humberto Hincapié residente en Australia. Ese “Algo más” propongo que es justamente eso, el erotismo y humor hecho arte literario.

El humor no supone necesariamente la risa socarrona, risa fácil, propone eso sí, sutilmente, el cruce dialéctico entre lo trágico y lo cómico. De ahí que tenga sustento esa sentencia popular que “el humor es cosa seria”. Recordemos a Pirandello cuando nos habla del humor. Asimismo, valgan las precisiones, se puede escribir de cualquier tema, hasta del erótico, si es que se hace un tratamiento artístico de cuidado en el uso de las palabras, las expresiones y las intenciones. Y no siempre se nombra los referentes sexuales explícitamente. Humberto Hincapié lo logra con gran realismo y una desnudez artística que asombra por ser su primer libro de cuentos. Intuyo que son cuentos trabajados año a año. Y sus dibujos creativos sugieren, son dibujos de hombre maduro donde por los trazos se ve que no le tiembla el pulso… ¡como a mí! 

En todo caso se trata de una entrega a sus lectores de un narrador sobrio, muy maduro en cosas del amor, que ha sabido pulir la palabra, cuidar el efectismo de las expresiones y crear intensas historias de gran realismo, intriga, ternura, amor y seducción. En sus relatos la naturaleza no necesita comprender cuando estalla en la belleza de un capullo o en el momento del cortejo amoroso. Y trasunta ambigüedad erótica, por ejemplo el final del cuento Naufragio (Pág. 29). 

Si bien la escritura lo vuelve extraordinario aquello que estamos viviendo, esto no siempre se logra con un gran realismo. Y sobretodo contar con la aceptación, venia y agrado del lector. A veces por usar expresiones tan coloquiales se cae en lo chabacano y lo grosero. Humberto Hincapié nunca cae en ello. Y por eso hay una gran madurez literaria en él. Deja que sus personajes hablen a través del “narrador omnisciente” y sin reservas. Humberto Hincapié lo logra plenamente: con el intenso uso los diálogos, algo no común en la cuentística actual experimental. Y el narrador que lo use debe hacerlo con diálogos rápidos, precisos, hilarantes, que sorprendan al propio lector y den pistas de la personalidad e intenciones de los personajes. Muchos escritores han seguido este camino y han terminado haciendo relatos dignos de folletín, cuentos sin alma, relatos sin gracia ni aliento lírico, sin trama, o que teniéndolas se pierden en la mera anécdota, las reflexiones sociales y el remedo de lo cotidiano. En cambio Humberto Hincapié, haciendo justicia a multitud de eximios narradores, entre ellos Rafael Pombo, Álvaro Mutis, Jorge Zalamea, Manuel Mejía Vallejo, Álvaro Cepeda Samudio, Policarpo Varón, Francisco Gómez Escobar y otros que nos ha dado la gran Colombia, retoma los colombianismos y hasta las palabras subidas de tono y las lisuras para darle como orfebre de la palabra un tono imperativo actual sabroso, criollo, nada mojigato, y que sorprende a su edad y por ser un libro muy sobrio: donde felizmente nada de las expresiones dichas allí sobran, sino que más bien se magnifican y enriquecen el mensaje y todo está puesto –incluso las creaciones de desnudos artísticos que ilustran sus cuentos- no para causar sofocos, calenturas, que también las sabe producir, por supuesto. Hay una cercanía del erotismo y humor como temática al escritor mexicano Guillermo Sampero, a ciertas obras de Mario Vargas Llosa, a Reinaldo Arenas y otros tantos escritores de prestigio. 

Lo que es más importante en Palabras… y algo más son revelaciones desnudas de sentimientos y de almas pecaminosas, en permanente ambición y conflicto. Por ejemplo Naufragio (Pág. 29) aquél cuento que trasunta cierta ambigüedad homoerótica. También usa el “monólogo interior” como técnica literaria aunque brilla más en el diálogo y sus cuentos no tienen ese aliento fantástico borgiano o Kakfiano en que se han quedado estancados tantos narradores cuentistas de Latinoamérica. Llama la atención el primer cuento que además da el título al libro que rompe la continuidad con los demás cuentos, incluso el del final, este primer cuento de naturaleza filosófico-fantástica inspirada en la Torre de Babel y la Babel de las palabras y de los idiomas. Me hace recordar mis clases de Filosofía del Lenguaje y lingüística estructural. Pero que se inserta bien a los demás por el uso de adjetivos propios de la narrativa erótica. Ejemplo: “Su manía de desnudarse y ponerse encima una sábana color naranja madura” (Pág.1) La portada del libro y los sobres y tarjetas de invitación para esta ceremonia fueron también del color naranja. Color pasión. El color que además evoca a la película La Naranja Mecánica y la pasión ardiente de los holandeses. Y todo esto sugiero que no está por gusto: proyecta un mensaje sensual. Metáfora del color. El del pueblo colombiano, la sensualidad de su tropical geografía, de su música alegre y querendona, el de sus bailes calientes y el de su gente que dice las cosas sin mediatintas. Pero por otro lado ese color naranja nos habla de la esencia de estos cuentos que huelen a café del colombiano a punto de tostarse, a trópico y cafetales que derrama sus perfumes y mieles a sol rajado, a sábana y mujer caléndula.

En cuanto al estilo, la trama y el manejo del corpus narrativo Humberto Hincapié retoma lo mejor de la narrativa de Gabriel García Márquez, sobretodo en eso de que para contar un buen cuento se debe escoger cualquier historia pero se debe buscar organizar bien los textos, causar el efecto sorpresa o doble efecto sorpresa al final del relato. Y eso es lo que se percibe en este libro. Y retoma además el uso crudo del lenguaje tan bien usados en otros sobresalientes narradores colombianos. Por ejemplo en el cuento El amante epistolar, cuando Andrea, la mujer bien casada, relamiéndose de deseo, quejándose, dice de su devotísimo enamorado: “Se le fue la mano esta vez. Quién se creerá que soy yo. ¿Una puta, una ninfómana? –¡al carajo con toda esta basura! Se lo voy a decir a mi esposo para que averigüe quién es el descarado que me pide semejante cosa” (Pág.48) Y los personajes de Hincapié son llamativos como lo aconseja García Márquez y Mario Vargas Llosa, son eso, personajes con nombres sonoros, piadosos, jocosos y hasta demasiadamente hilarantes y que también provocan cierta sensualidad, alimenta a esa sensualidad intertextual de un erotismo mayor. Ejemplo: la tía Eunice (Pág.13); Sabanilla, el municipio costero (Pág.40); La adorada Andrea (Pág.44); la campesina Yolima (Pág.53); Domitila (Pág.54); el bailadero de Agapito (Pág. 62); la prostituta Afrodita Mariposita en el Tíbiri-Tábara (Págs.81 al 88); Lola, la planchadora y sirvienta y el Puebloelata (Pág.93); el doctor Gurunday “que fue tan delicado que hasta virgen se la devolvió” (Pág.121); o el personaje del cuento Los amantes del río llamado Marisoledad de la Milagrosa (Pág.136). Todos estos nombres parecen haber sido buscados con infinita paciencia o sacados de la fauna social pero que son atípicos en otros países. Y en cuanto a las expresiones también ellas tienen esa dosis de erotismo y humor.

Hablemos de la muy servicial Lola y su “caminadito felino” (Págs. 89 al 98):

-¿Me está siguiendo muchachito o qué?
-¡No, no qué va! Iba caminando para donde un amigo.
-Hasta mentirosito el niño… ¿no?

Lola me agarró bruscamente del cuello de la camisa, prácticamente me levantó del piso y me dio un beso en la boca y corrió hacia Puebloelata, un pequeño barrio de callejuelas retorcidas. Cuando reaccioné del beso y su perfume de animal de monte y corrí detrás de ella, había desparecido como por obra de magia.

Cuento artísticamente irreverente e iconoclasta. Menos púdico a la hora de desnudar las desgarraduras íntimas de la carne. ¡Humberto Hincapié nos da además una percepción más enriquecida y serena sobre la vida y la muerte y la vida animal en su último cuento titulado Memorias perrunas! Pero nunca alejándose de un erotismo que palpita a flor de piel en sus cuentos y que gustará del lector hasta encandilarlo y hacerle reflexionar que así es la mera vida en la calle, en la ciudad y más aún en Colombia…España y toda Latinoamérica. Recuerdo por ejemplo que hace algunos años, cuando me dirigía a la universidad, me reencontré una mañana en el bus repleto de pasajeros con un muchacho colombiano a quien lo tenía como un amigo distante y respetuosísimo. Al percatarse que yo me encontraba sentado al fondo y que le hice una venia de saludo, él, en su efusión y alegría, me gritó con emoción de muchacho que sabe estimar: “¡Hola mi querido testículo!”. Por supuesto que me sonrojé y enojé mucho e íntimamente, en silencio, di las gracias a los pasajeros del bus aplaudiendo porque no hablasen ni entendiesen jamás el español de este colombiano tan elocuente. Después estuve pensando en esta frase y la naturalidad con que fue dicha, sobretodo la naturalidad, como cuando las damas colombianas tan finas ellas se dicen unas a otras: “Hablábamos puras pendejadas”. “¡No, ella no era una putica!”.

Se puede escribir sobre nuestras obsesiones o las de los demás. Y escribir no siempre tiene que ser un acto confesional sobre uno mismo, tal es el caso de Humberto Hincapié. Cuando se escribe lo que intenta el escritor es internalizar un mundo ficticio con voz propia y dejar que se imponga sus propias leyes. Escribir es para mí un monólogo con nuestra propia conciencia que la hacemos despertar o rebelarse. Es un monólogo que al mismo tiempo intenta establecer el estatuto del narrador modelando, perfeccionando, embelleciendo, acrecentando su presencia omnisciente. Y creo que lo es también para Humberto Hincapié.

En síntesis el cuento consiste en un oficio de poner en escena a los presentes ya transfigurados por el acto creador, a los ausentes, los muertos, los seres sobrenaturales o los inanimados bajo un acto deliberadamente premeditado. Consiste también en hacerlos hablar, actuar y responder; en tomarlos testigos, garantes, acusadores, vengadores o jueces a sus personajes. Y a sus lectores nos invita a develar las más recónditas obsesiones y pasiones del ser humano. ¡Humberto Hincapié lo logra con maestría...y arte!

 

 

 

Clara Maldonado

Clara Isabel Maldonado, nace en La Paz, Bolivia, a finales de la década de los sesenta, cuando el mundo estaba convulsionado por la guerra del Vietnam, Martin Luther King era asesinado en Estados Unidos, Rusia invadía a Checoslovaquia, Méjico auspiciaba las Olimpíadas y los primeros astronautas orbitaban la luna. En Bolivia el régimen militar estaba ya establecido por cuatro años y lo estaría por catorce más. Clara Isabel escribe “desde que tiene memoria”, pero su pasión por la literatura aflora al obtener el primer premio literario en un concurso nacional juvenil, a la edad de 15 años. Desde los 11 años estudia música en el Conservatorio Nacional de Música en la ciudad de La Paz. Después de dejar el colegio, comienza la carrera de literatura en la Universidad Mayor de San Andrés.
En 1988, a la edad de 19 años, Clara Isabel emigra a Australia a descubrir un mundo y una vida completamente diferentes. De la música y la literatura, que hubieran sido sus pasiones en su tierra natal, pasa a formar una carrera en el campo de las comunicaciones y artes gráficas. En 1991 adquiere ciudadanía Australiana, el año 2000 se gradúa como Licenciada en Comunicaciones de la Universidad Tecnológica de Sydney y en 2002 obtiene una Maestría de Artes en la Universidad de Macquarie.
Paralelamente desarrolla su pasión por la literatura, adquiriendo más de quince premios en poesía y prosa (en español) en concursos en Bolivia, Sydney, Melbourne, Brisbane y Adelaida entre 1988 y 1999. En 2005 obtiene una residencia literaria en las Montañas Azules de Sydney, patrocinada por el centro literario Varuna, para trabajar en el manuscrito de su novela (escrita en inglés) “Exuberance”.
Publica su primer libro de poesía y prosa en 1993, “Arcoiris de Sueños” (Cervantes Publishing) con el auspicio del Australia Council for the Arts, y en 1997 publica el libro de relatos “De Prodigios, Cosas que Pasan y Ángeles Caídos” con Clara Espinosa y Luz Vega.
Su poesía y prosa aparecen en las antologías “Live at Don Bank” (1993) en inglés; “Clavel del Aire” (1994), bilingüe; “Amor y sombra” (1995), hispanoamericana; “Sobre el Horizonte” (1998), bilingüe hispanoamericana, “The 13th Floor” (2000), antología literaria de la Universidad Tecnológica de Sydney y en “Waiting in Space” (2000), antología en inglés publicada por Pluto Press.
Varios de sus artículos, cuentos y poemas aparecen en periódicos y revistas de la comunidad hispano parlante de Sydney y también en publicaciones de habla inglesa. Entre 1991 y 1995 dirige la página literaria de la revista de Hontanar, con el seudónimo de Celeste Buendía.

Poesías

 

Título Comentario Click en el icono para Bajarlo a su PC
     
  Raíces Cuando no sabemos a dónde vamos, es confortante saber de dónde venimos

  Temporada Eterna en la Distancia Poemario dedicado a Bolivia, Australia, y al océano de nostalgia que las separa
  Poemas al Innombrado A veces hasta tu ausencia me basta / porque sé que estás ausente, pero existes (Poemas al amante ausente)
  Enredadera de Sueños Esta noche me ha llenado un amor puro / unas ganas de vivir incandescentes (Poemas a un amor correspondido)
  Acuarela de Estaciones Poemas reflejando los estados de ánimo que traen las estaciones del año
  Arcoiris …Y un día florecieron / versos de colores en mis dedos (Poemario)
  Poemas de la Noche Al cruzar ese puente detrás del sueño / a veces me tropiezo con un mundo nuevo (Poemario)
  Esperando ser Descubierta Este poema es una meditación acerca del proceso creativo
 

 

 

Relatos

 

Título Comentario Click en el icono para Bajarlo a su PC
     
  Encuentro Dos extraños forman una conexión especial en el transcurso de un breve encuentro

  Jesús de los Zapatos Un cuento de Navidad Boliviano, para los que todavía creen en milagros
  Belén Alejandro se enamora de una enigmática joven a la que nunca ha conocido en persona
  21 Años Adela evoca los 21 años que le ha dedicado a Rafael el día en que Rafael decide dejarla
  Prefacio al Tejedor de Sueños El prefacio a la colección titulada “Cuentos del Tejedor de Sueños” que aparece en “De Prodigios, Cosas que Pasan y Angeles Caídos”
  El Profeta Renuente El primer cuento del Tejedor de Sueños, en el que un niño es otorgado poderes que no desea tener
  El Día en el que Magno cayó Otro cuento del Tejedor, en el que Pérfusus, el Magno, comete el error de destruír a un inocente
  El Visitante También un cuento del Tejedor, ésta es la historia de un hombre ordinario descubre su potencial extraordinario cuando enfrenta a un inesperado visitante

 

Sobre su obra

Extracto del artículo “El Duende de la Noche” (Por Mari Paz Ovidi, Hontanar, Febrero de 1994)

Nos encontramos ante un caso de poesía esencial; la forma es lo de menos, el sentimiento estalla sin ninguna traba que lo aprisione.
Alguien dijo de Rilke que llevaba dentro de sí un mundo personal, un universo creado por él mismo. Y es Clara Isabel Maldonado persona dotada de esa misma capacidad de crear su propio universo, su mundo personal, mundo que según cada lector se convierte en algo totalmente diferente porque la poesía de “Arcoiris de Sueños” llega sin esfuerzo al fondo de todos aquellos que lo leen.
Clara Isabel es a un tiempo poeta de la naturaleza – los cambios de estaciones, sus elementos, sus colores – extranjera en tierra desconocida llorando por el duro suelo de Bolivia donde sus raíces quedaron sepultadas, raíces que nadie ni nada podrá jamás desterrar; y es amante olvidada de aquellas noches de invierno boliviano, de aquella ciudad, de sus calles y de sus luces-estrellas que alumbraron el caminar errante de su juventud; y es también amante enamorada de un ser de carne y hueso con el que ansia simplemente compartir el amor.
Pero Clara Isabel Maldonado es algo más que eso; es el duende de la noche, esa gran desconocida. Su alma de poeta penetra la oscuridad con luz propia convirtiendo la noche en algo vivificante y hermoso, en una pléyade de imágenes ignoradas por todos aquellos que duermen con un sueño sin sueños.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Extracto del prólogo a Arcoiris de Sueños, por Miguel Gamarra.

El inescrutable entorno de la tierra boliviana, al igual que la mayoría de las de Iberoamérica, parece dar a sus hijos una suerte de fe en su propio destino, que les impulsa a la lucha aun en medio de las condiciones más adversas; esto condiciona el espíritu y le otorga ciertas dotes que agudizan la sensibilidad al extremo de poder “ver” cosas que pareciera les están vedadas a las gentes de otras latitudes.
En casi todos los poemas y relatos de “Arcoiris de Sueños” hay frescura, hay vitalidad, hay ansias de vivir y de entregarse a la noble causa del altruismo, canalizadas en un deseo de brindar cariño y solidaridad a quienes lo necesitan.
…En una época en que el egoísmo y la intolerancia parecen ir ganando terreno aceleradamente en el espíritu humano, cuando la ambición desmedida parece ser el único motor que impulsa a las nuevas generaciones, Clara Maldonado nos entrega su “Arcoiris de Sueños” cuyos colores (por momentos pálidos, por momentos violentos) parecen anunciarnos el advenimiento de una era que dejará atrás la tormenta del tremendo materialismo que nos rodea.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Extracto del discurso preparado por el Doctor Armando Soriano Badani, Escritor, Profesor de Literatura, crítico literario y compilador de numerosas Antologías de la literatura boliviana, en la ocasión del lanzamiento del libro “De Prodigios, Cosas que Pasan y Ángeles Caídos” en Bolivia, Julio de 1997

Los cuentos de Clara Isabel Maldonado, predominantemente se asoman a los linderos fantásticos con incitativas sugestiones de velado fondo religioso, que entrellevan la fuerza de incipientes implicaciones moralizantes. No resulta inadvertido el propósito implícito de exaltación a la actitud de ayuda social, acaso más por la vía de la beneficencia, mejor que por el camino de la reivindicación social, omitida con prudencia y sagacidad.
Su lenguaje espontáneo y preciso tiene un aire parabólico enriquecido por su impulso metafórico, que favorece la elegancia de su expresión literaria. Una insinuación de realismo mágico prevalece en sus originales concepciones que se nutren con el material sugerente del insondable mundo onírico y del ilusorio de la fantasía, armonizadas equilibradamente con la realidad con ingeniosa destreza conceptiva.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Extracto del Prólogo a “De Prodigios, Cosas que Pasan y Ángeles Caídos”, por Marisa Cano, escritora comunitaria de Sydney

“De prodigios” bien califica a la selección de cuentos de Clara Maldonado. Su delicadeza de expresión, la poesía inherente en cada frase, en cada vocablo, las imágenes surrealistas, temas metafóricos y el tono filosófico de sus escritos me recordaron al momento a aquel gran escritor libanés de fama internacional, Khalil Gibran, autor de – precisamente – “El profeta”. Incluso se aprecia en su obra esa misma sutil denuncia social – siempre con el amor, la compasión, el corazón humano, “aquello” que hace al hombre, como profundo telón de fondo.

 

 

 

Verónika Engle

María Miranda Nació en el año 1957 en La Paz, Bolivia. Cursó estudios primarios y secundarios en los colegios Santa Ana e Ingavi de la ciudad de La Paz, posteriormente optó por la carrera de sicología, la cual estudió en la Universidad Católica de La Paz. En 1981 se vio obligada a salir del país con el resto de su familia hacia México y seguidamente a Suecia, país en el que reside actualmente. En la ciudad de Uppsala, Suecia, estudió enfermería auxiliar, hotelería y turismo, computación y luego emprendió estudios del idioma español en la facultad de lenguas romances de la Universidad de Uppsala. Integra un taller literario desde 2002 y varios foros literarios, entre ellos foroliteratosis. Numen es su primer libro de poesías publicado conjuntamente con Veronika Engler y con la supervisión del escritor uruguayo y docente universitario Leonardo Rossiello. Algunas de sus poesías fueron incluidas en el libro Poesía Boliviana en Suecia (2005), una selección realizada por el escritor boliviano Víctor Montoya. Desde niña se interesó por el mundo literario, gracias a la influencia de su padre: “Desde muy niña me sumergí en el mundo de la literatura, navegando por el universo de las letras. Hoy le doy a mis palabras una filosofía, las visto de tristeza, juego con ellas, me desnudo en sus frases, me pierdo en la tempestad de sus pasiones y las hago vivir o las dejo morir para resucitarlas inesperadamente cuando la marea las asoma a mi orilla.”

Sobre “Numen” (Caleidoscopio)

(Numen: Del latín Numen, deidad dotada de un poder misterioso y fascinador, cada uno de los dioses de la mitología clásica, inspiración del artista o escritor.)

Tuve la suerte y la alegría de dar a luz este libro con una entrañable persona a la que quiero mucho, mi mejor amiga, Verónika Engler, quien demostró tener una capacidad creadora admirable no solo en el campo de la poesía sino también dentro de la narrativa.
Numen nació como proyecto en un taller literario y no descansamos en nuestro trabajo hasta hacerlo realidad.

Caleidoscopio, es el aporte de Verónika en la segunda parte de este libro.

Caleidoscopio una gama de colores y sentimiento profundo, un cúmulo de vivencias y emociones, preguntas y respuestas de la vida misma que toman formas diferentes y nos invitan a compartir el sino de una historia.

Ámbar, así se llama la parte del libro que me corresponde.

¿Por qué Ámbar? Porque alguna vez los árboles lloraron lágrimas doradas, resina del tiempo tan antigua como el mismo amor, que en contacto con el agua se convirtió en fósil y posteriormente en piedra preciosa.

Ámbar, por las diferentes tonalidades de sus colores, así como el amor y el desamor, como la esperanza, la tristeza y la felicidad.

Ámbar está dedicado a todas las mujeres y al amor en sus diferentes formas, a la posibilidad de nuevos amaneceres y a la calma otoñal de amores olvidados.

Ámbar está dedicado a mis hijos, elixir de vida y umbral de esperanza. Y a todos quienes compartieron mi soledad impregnando de amor mi poesía.

 

Poesías del libro Numen

Los poetas

Los poetas se nutren de ternuras ajenas,
se deslizan en silencio deshojando sentimientos,
pasarelas de fantasmas recorren sus miradas perdidas.
Los poetas enloquecen en soledades,
en besos descompuestos
y en lunas llenas.
Afloran como estrellas;
disminuyen el peso de ausencias dolorosas,
denuncian injusticias
construyen utopías.
Son besos de fuego y fría escarcha
son almas sedentarias con sueños nómadas.
Se reconcilian con la vida
y se desentienden de la muerte.
Plasman el amor en gotas de lluvia ,
deshojan los árboles otoñales en nostalgias
y visten de corazones las primaveras.
Son los que llevan la milenaria historia
de la desnudez onírica.

Hastío

Ensombrecido camino
el vacío de tus huellas,
que pesaban como piedras.
La muerte se vistió de gala
desafiando a la vida,
le arrebató la escasa primavera
y no pudo el alba renacer en ella.

Se desbordó el espacio sideral
de una nube de fuego,
el tiempo se detuvo
y el andén calmo esperaba
aquel reencuentro.
Vana esperanza,
cruel desagravio
tu hastío y el aire del mío.

Intervalos

Estos intervalos que me dejan
el alma en desconcierto
La ternura de tu sola existencia
me hace perder las riendas
de una vida discreta
y honorable.

Mi corazón, invierno matinal,
busca el fuego de tu cálido verano
y mi horizonte adivina tu presencia
solo espero llegar a ti
de cualquier manera.

Remanso de paz, dulce quimera
quiero adentrarme en el oscuro mundo
de los sueños para pensar en ti
y solo despertar con tu recuerdo.

 

Oscuridad

Oscuridad, bordado está tu manto de sombras.
Visión escuálida de canes desencajados por el
hambre nocturna;
corazones equivocados enmarañándose en el
consuelo de magdalenas
que solo piden un poco de amor para redimir su fracaso
Pobreza en los suburbios,
mentiras que se vuelven tan verdades
como trilogías de ambiguas necesidades,
Calcinada está la basura del tiempo,
intoxicados los seres que aspiraron las noches de
insomnio y exilio
La noche se detiene y se derrumba
la brisa quiere darle su último soplo a la vida
el llanto es implacable
la muerte una esperanza.

 

De mis días grises

Los matices de otoño se acentúan
desprendiendo hojas muertas.
Los días se tornan grises,
la lluvia acaricia tu piel y
tus pasos lentos van sepultando huellas.
La soledad de tu sombra
se guarece en un rincón cualquiera.
El olor de la tierra
atraviesa tus sentidos.
Recuerdos de tu infancia
la palidez de su cuerpo inerte
y tus horas de insomnio.
La otoñal depresión de tu sonrisa
convertida en una mueca de dolor.
Tus ojos vacíos, sin brillo.
llueven nostalgias,
forman océanos álgidos
gaviotas peregrinas
buscando abrigo.
Sonrisas muertas,
pensamientos ambiguos
antagonismo de lo bueno y malo
sentimientos dispersos.
Todo ya quedó atrás
furtiva muerte.

Poesías recientes

Tiempo

Cúspide de hielo
caravanas de tristeza
náufrago de la esencia
de aquel tiempo dormido.

El amanecer disperso
repliega un ápice
de oscuridad que lo agota.
Yo contemplo el vacío
y espero en un andén cualquiera

Vestigios quedan de un candil de otoño
en cada corazón deshabitado.

Tiempo
atardeceres blancos
estación invernal
tardes de hogar y leña
de manantial de amor
y previas primaveras

Yo sueño insomne, la realidad se asoma
y mira de reojo
se burla y me desarma
el sueño.

Tiempo, límite, hastío
y el mañana escondido
en una manga

Un rayo de sol elocuente,
infiltrado reposa en mi mejilla
Preámbulo de primaveras existenciales
espacio sin límite
tiempo y hastío
Verano prófugo y yo ... distante.

Te recuerdo en octubre

En el umbral de mis sueños
estas tú, distante, ajeno;
alero de mis sueños rotos.

Te quiero, y mi soledad
es un Dios imposible,
el azul de mis días
estigma del futuro
y ocaso del pasado.

A ciencia cierta te quiero
y el mar es un desierto
de sueños vanos.

Mi sol de octubre, te pone alas
soy tuya, siempre tuya.

Cual pétalo de lágrima
recorres mi recuerdo
tornándote en hastío
y mi sombra se encuentra con la tuya
para decirte adiós y hasta siempre.

 

No vale la pena

Hoy no vale la pena deshojar margaritas,
mi tiempo está vedado
de sonetos de luna y de tu ausencia.
Sumida estoy en la perenne melancolía
de amores olvidados.
Hoy navega mi barca al infinito
buscando el faro de tu estropeada sonrisa;
y en el puerto ya nadie por mi espera,
Un vuelo de gaviota
atraviesa cortando el espejo del recuerdo
la marea del dolor arrecia mis sentidos
y el deseo de vivir se desvanece
Tu nombre es tan azul como mis ansias
mis besos amaneceres de letargos grises
Y mis palabras ya no tienen orillas
naufragando desnudas en el mar de tu olvido.

Estuario

La travesía del amor nos busca,
reposas tu deseo a la orilla del mío.
Mi ser está dispuesto a navegar
en el océano de tus besos ávidos.
La luna asoma rayos de tristeza
y encomiendo mi cuerpo de placer exhausto
al claroscuro de tus ojos mágicos
Con nostalgia otoñal emprendemos el viaje,
somos una utopía en el juego del tiempo
que siempre va a destiempo.

Vacío

Tu recuerdo se desvanece en sueños inertes
Mis noches , insomnios ateridos de frío
sin el perfil de tu recuerdo en mi almohada
ni la caricia de tus manos.
Que deshojen mi piel.

Soy velero que naufraga en la tormenta
Soy desvelo sutil de sueños vagos
Soy arena y espuma de mares cruentos
Soy guerrero vencido en mil batallas
Desde que te perdí soy solo eso.

Fantasma de amor

No estás
tu aroma inmerso
en mi piel
recuerda horas felices,
evocándolas con nostalgia.
El amor va deshojando tus huellas
el lucero detuvo su pléyade de luna
y el destino te alejó de mi lado.
No estás,
los fantasmas de mi amor
te evocan.
Un camino desierto
de ilusiones vanas
va despojando
lentamente mi cuerpo
de tu abrigo,
y la luz de tu sonrisa
se desvanece
y te amo,
te amo sin tregua
para mi corazón
vacío en soledad.

Aspavientos

Aspavientos de filosófica ternura
Reflejan la imagen de tu cuerpo ecuánime
Lluvia inquebrantable de palabras huecas
Guturales sonidos de placer truncados.

Rocíos sumergidos en la escarcha
De caricias quebradas
Y el candil asomando a mi piel desvanecida
Quimeras de amor en mis espacios grises.

Plenilunios de lunas con sonrisas maquiavélicas
Noches de amor inconclusas;
Melancólicas cadencias de dolor y muerte,
Caravanas de tristeza, flores de otoño
Viaje al olvido.

Noctivaga

Noctívaga en el insomne plenilunio de mis días grises
Constelación de pléyades con el alma en vilo,
Apogeo poético de musas desencantadas
Quiero salvar mi verso en tu memoria
Pusilánime amor que se deshoja
Está triste la aurora sin tus sueños
La bruma vierte tu recuerdo al mar
Recelosa gaviota enamorada
Efímero fue el beso de Afrodita
Cerrazón de tu aviesa intimidad.

 

 

Leonoardo Rossiello

Leonardo Rossiello La escritura me acompaña desde 1977, pero la verdad es que no le asigné importancia hasta 1981, cuando participé en un concurso de cuentos organizado por Casa del Uruguay en Gotemburgo, Suecia, y gané un premio. El resultado fue que dos de mis relatos aparecieron en el libro Desde el exilio, publicado por editorial Pontes, Suecia, en 1984. Ese mismo año participé en el concurso de cuentos "Premio Juan Rulfo", organizado por Radio France International y la Embajada de México en Francia. Mi relato "Segundo aire" fue seleccionado entre los finalistas de más de dos mil cuentos, y publicado en la revista mexicana El cuento. Los ochenta fueron para mí años de tanteos, de acumulación de experiencia, de lecturas, de trabajo, de ejercicios y correcciones. En 1990 presenté un libro inédito al concurso de la Intendencia Municipal de Montevideo. Obtuve la primera mención.

El libro, titulado Solos en la fuente y otros cuentos con ilustraciones del pintor peruano Claudio Valencia, fue publicado ese mismo año en Montevideo por Vintén editor.

En 1991 José da Cruz y yo tuvimos la iniciativa de compilar y redactar una antología de la poesía uruguaya escrita en el país donde vivimos. El resultado es un libro titulado 8 Antologías personales. Poesía uruguaya en Suecia. Fue editado al año siguiente por Vintén editor en Montevideo. Tiene ilustraciones de Jorge Nigro, un prólogo del poeta chileno Juan Cameron y una presentación de Lasse Söderberg, poeta sueco. Ahí hay algunos textos míos. Hoy rescato solo un par de esos poemas.

Sin embargo, he continuado escribiendo poesía. La editorial de Lund, Suecia, Literae Tertii Millenii publicó en 2001 mi poemario X-2000.
En 1992 yo tenía un nuevo volumen de relatos preparado. Lo presenté a editorial ARCA de Montevideo. Se publicó al año siguiente, en la colección "De última". Tiene el título de La horrorosa tragedia de Reinaldo y otros cuentos, un prólogo de Carlos Liscano y un cuestionario al final, "Diez preguntas al autor".

Hacia 1993 yo tenía un tercer volumen de cuentos listo y lo presenté al concurso Narradores de la Banda Oriental, organizado por la Fundación Lolita Rubial y la editorial Banda Oriental. Obtuve el primer premio, que consistió en una suma de dinero, una medalla y la publicación del libro en una edición de cinco mil ejemplares, lo que para Uruguay es una cantidad muy importante. El libro se titula La sombra y su guerrero (Montevideo, EBO, 1993) y tiene un prólogo de Heber Raviolo.

 

En 1996 obtuve el premio "Casa de América Latina" en el concurso "Premio Juan Rulfo" por mi cuento Bicicletas románticas". También ese año obtuve el primer premio nacional de literatura (categoría narrativa inédita) en Uruguay, del Ministerio de Educación y Cultura, por un libro de cuentos. Se titula Incertidumbre de la proa. Fue publicado en el sello Graffiti en 1997 y por la editorial electrónica Letralia en 1998, con diez acuarelas del artista venezolano Ángel Montesino.

En 2006 se editó en Montevideo Gente rara, una nueva colección de cuentos. Es un libro raro, a propósito de la palabra, porque lo escribí en Uppsala, Suecia, fue compaginado en Sydney, Australia, por Cervantes Publishing, ilustrado en Río de Janeiro por Mauricio Planel y editado en Montevideo por Torre del Vigía. Ya no caben dudas: el mundo es un pañuelo.

Siempre he escrito cuentos: fantásticos o realistas, con una ambientación incierta o precisa, de ciencia ficción o históricos. Muchos escritores y críticos entienden que es deseable lograr y mantener una "voz" definida, un estilo propio. Yo trato de no tenerlos; el asunto a narrar de algún modo predetermina el cuento: me impone la forma, el narrador, el registro, el estilo. La fuente de la creación me condiciona el método a seguir.
También he escrito y publicado dos novelas. Una se titula La mercadera, con la que en el año 2000 obtuve el primer premio nacional de literatura (Premios del Ministerio de Educación y Cultura, en la categoría narrativa inédita) de Uruguay. La última es una breve novela histórica, Aimarte. Mereció el primer premio del concurso de novela breve Álvaro Cepeda Samudio en 2003, de la editorial "(Sic)" de Bucaramanga, Colombia, donde fue publicada. En estos momentos, se está traduciendo al italiano. Y, hablando de traducciones, mencionaré finalmente que algunos de mis cuentos se han publicado en esloveno. La escritura, ya vieja amiga, aún parece dispuesta a seguirme.

Entrevista

1) ¿Cuándo y por qué comenzaste a escribir?

LR: Siempre me gustaron las letras pero empecé a tomarme la escritura en serio cuando nació mi primer hijo, en 1981. Recuerdo ese día como uno de los más felices de mi vida. Escribir es también una felicidad. No pocos, entre ellos William Henry Hudson, el autor de The Purple Land (La tierra purpúrea) han señalado afinidades entre los hijos y los libros de uno. Escribir es vivir en el tiempo breve de esta vida. Antes de pasar a otra realidad, o al olvido, el escritor dice, porque cree que tiene algo para decir que vale la pena. Así, hablando del pasado, dice para el presente, pero también deja huellas para el futuro, por cierto, también destinadas al olvido. Algo de eso encuentro en la motivación de mi escritura.

2) ¿Para quién escribes?

LR: Para un público lector medianamente instruido, de habla española, latinoamericano, para lectores que aceptan que literatura ofrece, si no vidas, al menos experiencias de vida vicarias. Escribo para lectores que tienen la flexibilidad de creer o saber que la realidad es mucho más rica de lo que la pintan, con fracturas y dimensiones abismales y que se compone, también, de ficciones escritas.

3) ¿Qué influencias reconoces en tu escritura?

LR: Me parece que ha pasado para mí un primer período de la creación en el que estuvieron presentes en mayor o en menor medida nuestros clásicos de Norte y Latinoamérica, y los del “Boom”, y algún italiano contemporáneo (Calvino, Eco). Ahora me resulta más difícil señalar influencias. Las influencias nunca son, porque no pueden serlo, directas. Hay prestigiosos linajes filosóficos, culturales, literarios, que se van pasando de generación en generación, es algo que hay que saber y aceptar. Tomemos por ejemplo el caso del escritor anglo-argentino Borges. Resulta que, apenas uno escarba un poco, se encuentra con que la idea aparentemente borgiana y tan deslumbrante que en un segundo está la eternidad y que un hombre es todos los hombres (cito de memoria) está, y muy bien razonada, en otros autores anteriores.

4) ¿Podrías poner más ejemplos de esto que estás desarrollando?

LR: Los modernistas hipanoamericanos, por ejemplo. Todos han pasado por (“vienen de”) el simbolismo francés, pero los autores simbolistas han recibido la influencia decisiva de... Swedenborg, nada menos, quien conoce bien a Plotino y Platón... No en vano tanto se habla de “hipotexto”, “hipertexto”, “intertextualidad”. En resumen, si no puede hablarse con propiedad de génesis sino acaso de poligénesis de una obra, siempre rosa de los vientos de acrevos más o menos universales, menos se puede afirmar de un autor que solo registra determinada(s) influencia(s). Se tratará siempre de grados de presencia.
Las influencias en un escritor pueden ser estilísticas también, no solo temáticas. Pero aun así, hay mucho de moda y mucho de transestilística en la literatura. Hay escritores con estilos que son originales en alto grado, pero que, reiterados en libro tras libro, pueden cansar.

5) ¿Qué temas abordas? ¿Por qué?

LR: Los temas, en cuanto abstracciones, son limitados en su cantidad y no podría aspirar acá a ningún tipo de originalidad. El amor, la muerte, la opresión, el viaje... El tema del libre albedrío, o, mejor, el de su falta, es algo que he frecuentado, indagado, asediado. ¿Hasta dónde elegimos, verdaderamente? Esta preocupación está relacionada con la idea de una inteligencia infinita creadora de Todo, o de su ausencia. Es evidente que si ella existe, no podemos tener una libertad ya que ese Hacedor o Hacedora tiene que saber qué ocurrirá con nosotros (conocer un instante es conocer la eternidad); luego, hay un destino. Y si no existe, nuestro desamparo puede resultar angustiante y la libertad asustarnos hasta la ilibertad. Por otra parte ¿hay realmente, en tal caso, libertad? Lo que ocurre no pudo haber ocurrido de otro modo –según parece– ya que ha obedecido a unas causas. En cualquier caso, hay ahí una tensión y ese es el sino de los humanos. Ese tema me parece central.

6) ¿Cuál es tu género preferido como lector?

LR: La poesía lírica. La buena poesía puede ser el non plus ultra de la experiencia estética. Es como cuando escuchamos concentradamente una buena obra musical, y nos parece que no hay mejor música en el mundo –en ese momento, al menos.

7) ¿Y como escritor?

LR: No he sido capaz de hacer poemas memorables, o, dicho más modestamente, de someter mi poesía al veredicto del libro y de los lectores. Solo, hasta ahora, en un librito de poemas con forma de haiku. Algo han gustado y eso me anima. Así que mi género preferido, como escritor, ha sido el cuento, género que por cierto tiene afinidades con la poesía lírica. Simplificando, podría decirse que el cuento es como ella igualmente intenso y como ella habla de un solo acontecimiento.

8) ¿Qué importancia han tenido para ti los concursos literarios?

LR: Son una institución esencial. En lo que respecta a la escritura, suponen que uno tiene una meta con una fecha límite para la entrega y que se prepara lo mejor que puede para cumplirla, así que tienen un algo de látigo y un mucho de zanahoria. Y he tenido la suerte de obtener algunos reconocimientos, en mi país y en el extranjero. He participado como jurado en algunos concursos. Uno ve el esfuerzo de decenas o de centenares de escritores y le apena tener que dejar afuera a la abrumadora mayoría. Sin embargo, he sabido que aunque no resultaran ganadores, ese concurso ha sido importante para los participantes porque los ha obligado a esforzarse y a mejorar su escritura.

9) ¿Qué opinas de la Feria Internacional del libro?

LR: Evidentemente, ha sido un éxito. Es esta una de las más importantes de América Latina y creo que hoy por hoy es la más importante de los países hispánicos de Sudamérica. Es un lugar de encuentro e intercambio de público, escritores, impresores y editores fundamental. Estoy impresionado. Para encontrar algo comparable hay que irse a México o a Europa.

10) ¿Qué pensaste cuando te enteraste del premio que ganaste del concurso organizado por la editorial (Sic)?

LR: Primero fue ese sentimiento de irrealidad que te asalta cuando te encuentras en una situación extrema, imprevista:”Esto no me está sucediendo a mí, ahora”. Luego experimenté un sentimiento de enorme alegría y gratitud. Hacia la creación, hacia la literatura, pero también hacia la editorial y los organizadores del concurso y, lo que es no menos importante, hacia el jurado. En verdad, no tenía yo mayores esperanzas de ganar porque el tema que aborda mi novela breve, que tiene mucho de histórica, no tiene muchos puntos en común, al menos en una primera instancia, con Colombia o con la historia colombiana, sino con Europa (con Italia) y con el Río de la Plata, de modo que sentí que el jurado había encontrado en mi texto valores específicamente literarios por encima de la temática abordada y por eso mi reconocimiento.

11) ¿Qué opinas del libro Aimarte, estás conforme?

LR: ¡Más que conforme! Es una edición lujosa desde el punto de vista de la calidad: el hermoso diseño de la carátula, el diseño gráfico, el tipo de papel, el tamaño y tipo de letra, el glosario náutico, el marcador... Ojalá que el contenido esté a la altura de tanta belleza formal. Ojalá que pueda ver una segunda edición, en la que yo haría algún retoque al texto.

12) ¿Qué opinas del concurso Álvaro Cepeda Samudio?

LR: Ha sido una inciativa excelente. Y por ser la primera vez que se hizo, una participación de 132 obras es algo que solo puede considerase como un gran éxito. La editorial (Sic) ha hecho algo que me parece es muy favorecedor de la escritura y de la excelencia: editar también las novelas de ocho finalistas. Ese estímulo es algo inimaginable en otros países de América Latina y aun de Europa. Yo diría que es algo único. Imagino lo que significará para tantos escritores participar en futuras ediciones del concurso sabiendo que aunque no resulten ganadores igual tendrán una oportunidad razonable de ver el libro editado. Además, está el aspecto conmemorativo, pues el concurso lleva el nombre de alguien del círculo literario de Barranquilla y de Gabriel García Márquez, de alguien que ha sido importante para la literatura y el periodismo colombianos y latinoamericanos.

13) ¿Qué opinión tienes de la literatura colombiana?

LR: Ya desde la época de la Colonia la literatura colombiana se ha destacado –estoy pensando por ejemplo en Rodríguez Freyle y su El carnero- entre las literaturas del continente. Carrasquilla, Silva, Rivera, García Márquez, son clásicos ineludibles. Pero además de esos gigantes hay autoras y autores en tal cantidad y calidad que hablan del enorme vigor que, pese a las contingencias de la política y la violencia, tiene la institución literaria en este país. Tenía de antes algunos amigos entre los escritores colombianos actuales, algunos incluso conocidos a través del correo electrónico, como Carlos Luis Torres Gutiérrez. A otros, como a Armando Romero, los había conocido personalmente. Esta visita a Colombia ha significado que pude estrechar más los lazos con los escritores de este hermoso país hermano.

14) ¿Qué libro eligirías como el mejor del mundo?

LR: El Quijote. En esto tampoco soy original; la opinión de los conocedores, libreros, editores y escritores de todo el mundo es bastante unánime. Lo disfruto casi cada semestre, cuando trabajamos algún capítulo con mis alumnos. Creo que es el mejor libro también en el sentido que ha dejado mucha escuela, mucha enseñanza, incluso de tipo ético. Es un modelo en múltiples sentidos.

15) ¿Cuál es el último libro que has leído? ¿Por qué?

LR: El libro de Auguste Blanqui L´éternité à travers des astres (La eternidad a través de los astros). En realidad lo he leído en traducción al español de Lisa Block. Es un libro importante, cuya filosofía se aplica, por ejemplo, en el borgiano “El jardín de los senderos que se bifurcan”. Blanqui razona desde la cárcel y, casi podríamos decir, demuestra, que un espacio infinito se presenta a través de lo indefinido; que presupone la eternidad y que, en ella, hasta el devenir es efímero. En la eternidad y en el infinito, dice Blanqui, no puede sino haber infinitos mundos paralelos. Esta idea, que fue formulada por él en el siglo XIX, está teniendo sin embargo sustento en las últimas teorías cosmológicas de la actualidad. Incluso se ha calculado con exactitud a qué distancia se encuentra el más cercano mundo –idéntico al nuestro en todo, y solo uno entre infinitos– donde vive mi, tu, nuestra exacta réplica. Cuando uno lee esas disquisiciones piensa con su autor que acaso la esperanza esté en las bifurcaciones.

16) ¿Participas en foros literarios?

LR: En Internet, sí, en pequeños foros. Con mayores o menores alternativas, con mayores pausas, sí he participado y participo. Pero me parece que para poder hacerlo bien hay que disponer de un tiempo mayor que el que yo dispongo. Hay que vivir la otra vida también, la realidad diaria del trabajo y otros menesteres. Los foros han de ser de pocos y conocidos participantes me parece, pero eso lo digo a partir de mi experiencia. Quizá suene algo elitista y haya otras que hablen mejor de la función e importancia del foro literario.

17) ¿Hay diferencias entre la escritura de mujeres y la de hombres?

LR: ¿Y usted, qué piensa? Como es una pregunta general puedo dar una respuesta también general también. Mucho tiempo pensé que no las había pero he revisado mi posición. Sí, hay diferencias. Se ven en la elección de temas, de estilos, de registros, de actitudes narrativas, poéticas o dramáticas. Me parece que la subjetividad tiene otras resonancias en la literatura escrita por mujeres. El mundo interior, psíquico, también. A veces parece que las mujeres disparan flechas semánticas en distintas direcciones al mismo tiempo y sin embargo logran dar en la diana, en una diana. La aventura, la acción, lo concreto, tienen en la escritura femenina un papel menos preponderante que en la escritura masculina. Diría que la escritura de mujeres es como son ellas, más sutiles y refinadas que los hombres, hablando, claro está, en general.

18) ¿Enseñas a escribir o aprendes a escribir?

LR: Las dos cosas. Durante unos años asistí a un taller literario y dirigí otro a título honorario. Ambas experiencias han sido buenas; en ambos casos de modo concreto aprendía y enseñaba a escribir. Ya no lo hago así, pero a través de la lectura aprendo, como todo el mundo, permanentemente. También escribiendo se aprende ya que hay que resolver cuestiones técnicas a cada paso. ¿Cuál es la mejor manera de contar esto, y esto otro? Siempre hay una pluralidad de formas y en la selección y elección de ellas uno aprende, así como de la crítica de los amigos y los lectores. En Internet, en Letralia, Tierra de letras, en la sección Taller, tengo unas reflexiones sobre el aprendizaje de la escritura. El aprendizaje es duración, es un gerundio que nunca cesa a poco que uno sea medianamente sensato. Así que decir que uno aprende no es una cuestión de modestia sino de puro sentido común. En verdad me gustaría trabajar en un taller literario pero la vida me impide hacerlo de modo gratuito y ya tengo un oficio que me permite estar cerca de la escritura, las letras y la literatura.

19) ¿Qué opinas de la literatura en Internet?

LR: De todo hay en la viña del Señor, como en cualquier biblioteca. Pero indudablemente Internet es el emprendimiento más notable de la humanidad en su camino a la biblioteca absoluta, instantánea y total. Hay proyectos como el Proyecto Gutemberg o el Proyecto Sherezade o la Biblioteca Cervantes que permiten acceder a costos ínfimos a ediciones que de otro modo serían inaccesibles. Incluso a ediciones interactivas. El carácter gratuito de la literatura en Internet debe mantenerse y debemos luchar por eso incluso a altos precios, si se me permite esta “boutade”, sobre todo el tener acceso a obras no protegidas por los derechos de autor, que caducan normalmente luego de 50 años de producida la muerte del autor. Por otra parte, solo una minoría de la humanidad tiene acceso a Internet, pero tiende a aumentar, por un lado, y por otro... eso no es culpa precisamente de Internet.

20) ¿Cuál es en tu opinión el futuro de la literatura?

LR: La verdad es que si uno mira a su alrededor no encuentra mayores razones para ser optimista con respecto al futuro de las civilizaciones, y mucho menos respecto al futuro inmediato –hablemos de decenios- de la literatura. Pero en algún lugar la llama del optimismo arde. Hoy hablar de optimismo es hablar de la no-extinción de la literatura. La comercialización, la civilización iconográfica y el comercialismo que nos agobian han sido amenzadas muy serias a la literatura. La filosofía no ha ofrecido grandes o novedosos avances en el último siglo. La literatura –la obra de algunos autores- y la retórica han llenado en parte, mal que bien, ese vacío notabilísimo de la filosofía y puede seguir haciéndolo. Por otra parte hay que imaginar que una parte de los humanos seguirá encontrando en las letras un oasis, un remanso y un ámbito para la reflexión, aunque más no sea por un movimiento de asco y cansancio de los efectos de la llamada globalización.

21) ¿Cómo puede la literatura competir con el cine, el vídeo y otros medios?

LR: Para empezar, la literatura no debería entrar en el juego competitivo. Habría que hablar de complementación más bien. Pero comprendo la pregunta, y mi respuesta es: Apostando a la calidad. Sin concesiones. El fuerte de la literatura es crear y ofrecer vidas vicarias, mundos posibles que se generan en la interioridad de cada lector. La mejor y más pintoresca descripción literaria no podrá nunca competir visualmente con la mejor y más pintoresca descripción cinematográfica. Pero las imágenes mentales que esa descripción literaria generará en el lector serán siempre mucho más vigorosas y duraderas que las del cine. Son lenguajes artísticos diferentes, cada uno con su idiosincrasia.

22) ¿Es suficiente el apoyo a la cultura y a la literatura en nuestros países?

LR: Por más apoyo que se le asigne, siempre será insuficiente. Pero hay que ser razonable y hablar de lo posible. Y dentro de lo posible, hay que comprobar y decir que es absolutamente insuficiente. Con lo que se gasta en presupuesto militar, con lo que cuesta un solo avión supersónico que apenas transcurridos diez años será objeto de museo, se podría favorecer tanto la cultura y la literatura en nuestros países. Muchas veces los políticos piensan que una inversión en la cultura no da réditos, ni inmediatos ni mediatos. Pero están equivocados. En lo inmediato, sí hay unas industrias culturales que de algún modo mueven la economía. Piénsese por ejemplo en las oportunidades de trabajo que se generan con la edición de un libro. Y, en un sentido mediato, se puede asegurar que un pueblo culto va a beneficiar a la economía. Lo mismo ocurre con las inversiones o no-inversiones en la protección del medio ambiente.

23) ¿Cómo es la vida literaria en Suecia?

LR: Muy activa. No hay tantos premios literarios como en España o en América Latina pero los grandes periódicos tienen unas secciones formidables dedicadas a los libros, a la cultura en general. También en la televisión, en los dos excelentes canales oficiales hay espacios, muy populares, dedicados a la crítica y difusión del libro. Hay una importante Feria del Libro, que se realiza en Gotemburgo en setiembre, cada año. Es muy grande. No es como la de Frankfurt, desde luego, pero la población de Suecia es diez veces menor que la de Alemania. El sueco es un pueblo culto. La gente concurre a las abundantes bibliotecas públicas, que tienen un buen y muy buen estandar y servicios. Todo eso se ha logrado con luchas y ahora, concretamente, penden muchas amenazas sobre las bibliotecas municipales, por ejemplo.

24) ¿Qué papel cumple en Suecia la Asociación de escritores?

LR: Es un papel importante. Aunque no es un sindicato, defiende los intereses de los escritores frente a las editoriales, organiza encuentros, difunde noticias y eventos, facilita información e intercambios. Opino que podría tener un perfil más marcado y activo en la vida pública, pero no podría quejarme de lo mucho y muy bueno que hace. La Asociación de escritores también ofrece becas para escritores, con dinero de fondos que se generan de los préstamos de libros, royalties y asignaciones estatales.

25) ¿Cuántos escritores de habla española hay en Suecia?

LR: te puedo decir con bastante exactitud, pues he estudiado el tema. Si se considera escritor a quien ha publicado por lo menos un libro, hay unos setenta escritores hispanohablantes. La mayoría son del Cono sur, pero Colombia está bien representada.

26) ¿Reciben apoyo, de qué tipo?

LR: No, no reciben un apoyo solo por el hecho de ser escritores de habla española. Los escritores en general reciben apoyo, pero no más que otros grupos. Apoyo estatal en el sentido de que hay instituciones estatales como el Consejo Estatal de Cultura que implementa la política gubernamental hacia la cultura.

27) ¿Qué estás escribiendo ahora?

LR: En realidad estoy en la primera etapa de varios proyectos a la vez: por ahora lo que hago es acumular material. Se trata de uno dos poemarios, algunos cuentos y una novela. Primero tomo apuntes, registro ideas, hago esbozos. También escribo mentalmente, es decir, voy pensando, estoy pensando mucho tiempo en ese material. Luego, sé por experiencia que en algún momento la cantidad va a transformarse en calidad y ya solo será cuestión de dedicarle tiempo y energía. Así trabajo cuando no tengo una meta o un encargo determinado. Si tengo un objetivo realizable y una fecha de entrega razonable, sólo me siento, escribo y por lo general alcanzo la meta. Pero como no soy un escritor profesional, aunque confieso que me gustaría serlo, es mejor trabajar de acuerdo con lo posible y dejarse un poco llevar por los vaivenes de la superficie de la realidad. Abajo, claro, está el océano.

28) ¿Como escritor, has frecuentado la poesía?

LR: Si se entiende por frecuentar leer y escribir poesía, sí. Leo y escribo poesía, pero como dije antes no he publicado sino un solo librito de poesía. Se llama X-2000, que es el nombre del tren a bordo del cual escribí, a lo largo de meses, las piezas que componen el libro. Lo hice en el trayecto que une o separa Gotemburgo, la ciudad donde viven mis hijos, de Uppsala, la ciudad donde trabajo. Es arduo trabajo escribir un buen verso, más aún escribir un buen poema. Creo que hay que estar particularmente dotado para ser poeta. Para tener esa capacidad deslumbrante de ver todo con ojos de primera vez, siempre, de ver ovejas en el cielo en vez de nubes o formas. Es algo que nunca me cansaré de admirar y de, sanamente, envidiar en los poetas.

29) ¿Y el teatro?

LR: Si se entiende por frecuentar el leer teatro, asistir al teatro, sí. Si frecuentar quiere decir escribir teatro, no. Solo he escrito iuna pieza, que creo es irrepresentable porque tiene demasiados roles. Es un desafío que me ha tentado varias veces. Tal vez pueda emprenderlo alguna vez. Se trata de tener tiempo.

30) ¿Cuándo y cómo escribes?

LR: Por lo general, de noche. Muchos de mis cuentos han sido producto de insomnios. Pero cuando puedo, también escribo de día. Escribir es también ir pensando, ir tomando notas. Escribo intensamente, corrijo y cambio mucho, trato de dejar que el texto haga su “tiempo de cajón”, o sea, que transcurra un buen tiempo sin que lo lea, relea o retoque. En realidad, habría que hablar de “tiempo de carpeta” o de “tiempo de archivo”: los textos descansan en su soporte elctrónico en mi computadora y en las copias de los disquettes. Son cajones virtuales. A veces una palabra, una idea, una situación da lugar a un texto más extenso. Sobre todo si contienen una paradoja o una contradicción. No hay que menospreciar el valor de una idea, de una situación, de una plabra para la creación. El árbol está ya en la semilla. Una vez soñé que a los Reyes Magos les robaban los camellos en el medio del desierto. Esa situación onírica y algo cómica dio lugar, después de innumerables versiones, cambios, idas y venidas, a mi novela La mercadera, con la que obtuve el premio nacional de literatura (en la categoría narrativa inédita) en el año 2000 en mi país natal.

31) ¿Cuál es en tu opinión la tarea más importante del escritor?

LR: En este mundo violento e injusto en el que vivimos, dedicarse a una actividad no violenta y justa –o al menos promotora de la justicia- es lo mejor que cualquier ser humano puede hacer. La escritura literaria es una actividad normalmente pacífica y justiciera, digamos. Por desgracia, y quizá cada vez más, la literatura es elitista y está dirigida a una elite, a una minoría. En un mundo cultural y socialmente horroroso, producir objetos culturales con una dimensión etico-estética ya es algo. Hay que tratar de que alcancen a los más, no a los menos que tienen dinero para adquirirlos. Si uno lo hace consecuentemente puede irse a la fosa con cierta sonrisa satisfecha. Con esto digo que la tarea más importante del escritor es escribir lo mejor que pueda una literatura estéticamente sustentable y con unos valores éticos que apunten a la justicia social. (Esto se dice fácilmente. Me hago cargo de que estoy remitiendo a la cuestión de quién, cómo, desde dónde define qué es ética, qué es belleza y qué es justicia social, y dilucidar eso requiere más espacio).

32) ¿Quiere decir que el escritor no debería participar en política?

LR: Desde luego que el escritor, como el jardinero, la jueza o cualquier otra profesión o actividad que se elija, es ante todo un ciudadano, y el ciudadano puede y yo diría debe participar en los asuntos de su polis. Opinando, proponiendo, discutiendo, eligiendo o incluso absteniéndose de votar, se hace política. Pero si el escritor hace esto o aquello, si pronuncia un discurso o se presenta como candidato, lo hace en primer lugar en calidad de ciudadano, no de escritor. Que una persona escriba ficciones o poesía no quiere decir que tenga un pase libre a la sabiduría, ni siquiera a la sensatez. Por eso opino que la palabra de un escritor no debería valer en política ni más ni menos que la de cualquier otro ciudadano.

 

 

Publicaciones académicas

Libros

Narraciones breves uruguayas. (1830-1880). Recopilación, prólogo y notas de Leonardo Rossiello. Montevideo, TAE, 1990.

La narrativa breve uruguaya (1830-1880). Formas y direcciones (tesis doctoral), Departamento för romanska lenguas, Universidad de Gotemburgo, 1990.

Narraciones olvidadas de José Pedro Varela. Recopilación notas y estudio de Leonardo Rossiello. Montevideo, Mano a mano, 1992.

Las otras letras. Literatura uruguaya del siglo XIX. Compilador Leonardo Rossiello. Montevideo, Graffiti, 1994.

Actas del VII Congreso Internacional del CELCIRP, “Los múltiples desafíos de la modernidad, Benson & Rossiello (eds.), Universidad de Gotemburgo/ Río de la Plata nr 23-24.

 

Artículos (en orden cronológico)

“Introducción al estudio del Romanticismo en Uruguay”. Instituto Ibero-americano, Universidad de Gotemburgo, 1986. (En colaboración con Mabel Ferrer).

“Índice completo razonado de El Iniciador (15 de abril de 1838- 15 de enero de 1839)”, Anejo 1, Anales 1, 1989. Instituto Ibero-americano, Universidad de Gotemburgo. (En colaboración con Mabel Ferrer).

“Notas para un estudio de la obra narrativa de José Pedro Varela”, Revista de la Biblioteca Nacional, n° 26, Montevideo, 1989, pp. 15-21.

“Prensa y literatura nacional en Uruguay (1830-1865)”, Anales 1, 1989, Instituto Ibero-americano, Universidad de Gotemburgo, pp. 69-81.

“El 'primer cuento' del Río de la Plata”, Anales 2, 1990, Instituto Ibero-americano, Universidad de Gotemburgo, pp. 103 - 113.

“La novela, la narrativa breve y la prensa en Uruguay (1830-1880: Presentación de algunas premisas teóricas)” (Informe del estado de la investigación y bases de discusión para el seminario Superior de Español seminariet, 1985).

“Abayubá”, una temprana “novela histórica” indianista del Río de la Plata”, Río de la Plata 15-16, Actas del IV Congreso Internacional del CELCIRP, “Encuentros y desencuentros”, Canarias, 1992, pp. 21-40. (También en Anales 3-4, 1991-92, Instituto Ibero-americano, Universidad de Gotemburgo, pp. 131-139).

“La literatura del exilio latinoamericano en Suecia (1970-1990)”, Revista Iberoamericana, University of Pittsburgh, nr. 164-165, juli-december 1993, pp. 551-573.

“Formas y funciones en el relato uruguayo del siglo XX”, Fragmentos. Revista de língua e Literatura estrangeiras. Universidade Federal de Santa Catarina, Vol 6, nr 1, 1996, pp. 13-25. El artículo había sido presentado en el “IV Colloque International av CRICCAL (Université de la Sorbonne Nouvelle)” y fue publicado en América: Formes breves de l´expression culturelle en Amerique Latine de 1850 a nos jours. Poétique de la forme brève Conte, Nouvelle. Tomo I, pp.123-131. Paris, Presses de la Sorbonne nouvelle.

“Prensa y narrativa breve durante el período fundacional”, Las otras letras. Literatura uruguaya del Siglo XX. Comp. Leonardo Rossiello, Montevideo, Graffiti, 1994, pp. 117- 141.

“Oralidad y tradición en dos cuentos de Carrasquilla y Güiraldes” (presentado en el XXX congreso internacional del IILI, Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana, Pittsburgh, USA, el 10-16 juni 1994) Publicado en Tradición y actualidad de la literatura iberoamericana (Actas del XXX Congreso del IILI), vol I, pp. 25-32.

“Huellas itálicas en el grotesco ricciano”. Presentado en el congreso “Italia e Uruguay: culture in contatto”, Centro Studi sull´ Umanesimo Meridionale av Università di Salerno, 7-9 mayo de 1995 y publicdo en Italia-Uruguay: culture in contatto. A cura di Rosa Maria Grillo. Publicazioni dellúniversità degli studi di Salerno, 54, 1999, pp. 263-279.

“Retórica de la postmodernidad en Graffiti”, en Río de la Plata nr 17-18, Cambio y Permanencia. Actas del quinto congreso Internacional del Cercirp, París, pp. 385-395.

“Retórica y costumbrismo en “El bandido”, nouvelle anónima de 1864”. Artículo presentado en el XXXI congreso del IILI en Caracas, Venezuela (24-29 de junio de 1996. No se publicaron actas).

“Contar historias con la(s) Historia(s): a propósito de una antología contemporánea del cuento histórico”. Presentado en el VI Congreso Internacional del CELCIRP, New York, USA, 1996 y publicado en Río de la Plata 20-21. La figura del intelectual, New York, Fordham University, 1998, pp.552-567.

“Kriser y Kristus: om tre kvinnliga författare från den Español guldålder”. Presentado durante los Días del Humanista en la Universidad de Gotemburgo, 1998 y se publicado en Kriser y förnyelser. Humanistdag-boken, Universidad de Gotemburgo, 11, 1998, pp. 343-350.

“Analogía y sensibilidad en los cuentos de Manuel Gutiérrez Nájera” El artículo se presentó en el XXXII Congreso Internacional del IILI, Santiago de Chile, 1998. No se publicaron actas. El trabajo se publicó en Literatura Mexicana, vol. XIV, nr 2, 2003, pp.75-91.

“Retórica y erotismo en la lírica mundana de Sor Juana Inés de la Cruz". El artículo se presentó en el congreso de hispanistas canadienses en Quebec, Sherbrooke, julio de 1999. No se publicaron actas.

“Retórica y discurso mimético: los “Diálogos patrióticos” de Bartolomé Hidalgo en la prehistoria de la ciudadanía”. Se presentó en el XIVe Congreso de Romanistas Escandinavos, Estocolmo, agosto de 1999, y se publicó en Anales, Nueva época, número 2: “Ciudadanía y Nación”, Gotemburgo, Instituto Iberoamericano, Universidad de Gotemburgo, 1999, pp.251-275.

“El linaje de Swedenborg en la Torre de los Panoramas”. Presentado en el VII congreso internacional del CELCIRP, Gotemburgo, julio de 2000. Publicado en Río de la Plata nr 23-24, Actas del VII Congreso Internacional del CELCIRP, pp. 329-344.

“La industria cultural y las publicaciones periódicas en fascículos”. Presentado en el VIII Congreso Internacional del CELCIRP en Montevideo, 11-13 de julio de 2002, cuyas actas aún no han sido publicadas.

“Argumentación, convencimiento y persuasión en “El curioso impertinente” de Cervantes". Presentado en el XIV Congreso de Romanistas Escandinavos en Oslo, 12-17 augusti 2002 y publicado en soporte electrónico en las Actas: http://www.digbib.uio.no/roman/page21.html

“Identidad en crisis y conflictos armados en centroamérica. Una aproximación a tres libros de narraciones”, presentado en el congreso “Place, Memory, Identities: Australia, Spain and the New World”, La Trobe UniversityConference, Melbourne, 9-12 july 2003. Publicado en Antípoda, Journal of Hispanic and GalicianStudies nr XV, 2003/2004.

“Arcaísmo y modernidad: estrategias argumentativas en Libra astronómica y filosófica, de Carlos de Sigüenza y Góngora”. Presentado en el XIV Conferencia Bienal de la ISHR en Madrid y Calahorra, 14-19 de julio de 2003 , Será publicado en Literatura Mexicana, vol XV.2.

“Sjöjungfrur, kannibaler och jättar. Arkaiskt tänkande i berättelser om den Nya världen”. Presentado en Días del Humanista en la Universidad de Uppsala, 2003. Se publicó en Saga & sanning. Berättandes konst och berättelsens budskap. Red Gunilla Ransbo, Universidad de Uppsala, 2004, pp. 245-257.

“Ideología y retórica en Un año en el Paraguay, de Luis Suárez”. Presentado en el IX Congreso Internacional del CELCIRP en Alicante, 2004, y publicado en Río de la Plata nr 29-30, Actas del IX Congreso Internacional del CELCIRP, Relaciones culturales y literarias entre los países del Río de la Plata, pp. 523-536.

 

 

 

Alicia Poderti

Alicia Poderti nació en la Ciudad de Buenos Aires. Es Doctora en Historia por la Universidad Nacional de la Plata y Doctora en Letras por la Universidad Nacional de Cuyo. Se desempeña como Investigadora Independiente del CONICET (Ministerio de Ciencia y Tecnología, Argentina), en la Comisión de Derecho, Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales. Es catedrática en universidades argentinas y extranjeras.

Autora de libros y numerosos estudios como Palabra e Historia en los Andes (Buenos Aires: Corregidor, 1997. Primer Premio del Fondo Nacional de las Artes), El rostro legendario de la historia (México: Universidad de Puebla), Historias de Caudillos argentinos (Buenos Aires: Alfaguara-Taurus-Aguilar), La Cultura del Noroeste (Buenos Aires, Plus Ultra, Premio PROVINCIAS UNIDAS de la Academia Nacional de Derecho y Ciencias Sociales de Córdoba), Antología de “Tarja” (Buenos Aires, Secretaría de Cultura de la Nación, 2002), Brujas andinas, (2da edición, Australia, Cervantes Publishing, 2005), De Güemes a Perón. Revistas culturales y periodismo en Argentina (Buenos Aires: Editorial Nueva Generación, 2005), 63 preguntas sobre el siglo XXI (La Plata: Ediciones Al Margen, 2007), Revisión de Mayo (Mendoza, UNCu, 2009), La Hermana Mayor. Perspectivas de la Larga Revolución (Buenos Aires, Analecta, 2010), Diccionario del Peronismo (Buenos Aires: Biblos, 2010), Belgrano, Rosario: Bolsa de Comercio de Rosario, 2012), entre otros títulos.

Obtuvo importantes premios nacionales e internacionales. Continúa dictando Seminarios y Conferencias en distintas instituciones dentro y fuera del país. Sus estudios y artículos han sido editados en Argentina, Francia, Australia, España, Israel, Suecia, Estados Unidos, Cuba, Perú, Colombia y México.

Publicaciones

Autora de libros y numerosos estudios como:
- Palabra e Historia en los Andes (Buenos Aires: Corregidor, 1997. Primer Premio del Fondo Nacional de las Artes)
- El rostro legendario de la historia (México: Universidad de Puebla), Historias de Caudillos argentinos (Buenos Aires: Alfaguara-Taurus-Aguilar)
- La Cultura del Noroeste (Buenos Aires, Plus Ultra, Premio PROVINCIAS UNIDAS de la Academia Nacional de Derecho y Ciencias Sociales de Córdoba)
- Antología de “Tarja” (Buenos Aires, Secretaría de Cultura de la Nación, 2002)
- Brujas andinas, (2da edición, Australia, Cervantes Publishing, 2005),
- De Güemes a Perón. Revistas culturales y periodismo en Argentina (Buenos Aires: Editorial Nueva Generación, 2005)
- 63 preguntas sobre el siglo XXI (La Plata: Ediciones Al Margen, 2007)
- Revisión de Mayo (Mendoza, UNCu, 2009)
- La Hermana Mayor. Perspectivas de la Larga Revolución (Buenos Aires, Analecta, 2010)
- Diccionario del Peronismo (Buenos Aires: Biblos, 2010)
- Belgrano, Rosario: Bolsa de Comercio de Rosario, 2012), entre otros títulos.

Libro - Perón atraviesa los tiempos

Si desea bajar el libro "Perón atraviesa los tiempos" puede dar click AQUI

 

 

PUBLICACIONES RECIENTES

Dos lunas en el cielo - Novela corta de Miguel Gamarra

La trama es llevada de forma directa y fluida, nos mantiene en suspenso todo el tiempo y nos remata con un final inesperado. ¡Sinceras felicitaciones!”